El homenaje del Real Madrid a Messi que nadie esperaba.

El clásico entre Real Madrid y Barcelona es sin duda, en el fútbol, el mejor del mundo, el más esperado por los aficionados a este deporte y el más espectacular también.

Ver jugar a las estrellas de ambos equipos y sobre todo a los dos mejores futbolistas del planeta te garantiza un espectáculo grandioso antes, durante y después del partido, tanto así que a 4 días de haberse jugado el encuentro se sigue comentando del 0-3 con el que el Barcelona se llevó la victoria y con ello muchos piensan que también la Liga.

Bastante ha dado de que hablar el planteamiento de Zinedine Zidane para afrontar al Barcelona, pero más que afrontar al Barcelona, para tratar de detener a Lionel Messi.

El director técnico del Real Madrid cambió totalmente como venía jugando el equipo merengue, decidió dejar en la banca a Gareth Bale y a Isco para darle entrada a Mateo Kovacic con la firme intención de seguir a Lionel Messi por todo el terreno de juego y tratar de detenerlo.

En el primer tiempo las cosas funcionaron, pero al minuto 59 del segundo tiempo el planteamiento se vino abajo. La jugada del primer gol lo dejó claro: Mateo Kovacic fue tras Lionel Messi en lugar de presionar a Iván Rakitic quien controló el balón a su antojo para darle el balón a Sergi Roberto quien le puso medio gol a Luis Suárez para abrir el marcador:

Lo demás es historia, Barcelona una vez más ganó en la cancha del Bernabeu y el obligar al Real Madrid a cambiar el planteamiento táctico, supone el homenaje definitivo a Lionel Messi y hace visible el gran respeto que se le tiene al argentino en el equipo merengue.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *